domingo, 25 de octubre de 2020

  

SUPERNOVA


Y de la nada surgió todo, 
en un instante,
 la perfecta matriz de lo no nacido 
en un deliberado impulso lúdico 
dio origen al juego de las mil formas....

  en medio de la partida me descubrieron olvidados de mí
  tus ojos galaxia
     
preso de la magnitud de 
  tu gravedad pupila 
y sin ángulo de escape,
 devine asteroide envuelto en la nebulosa de tus iris esmeralda.
  
Precesión, traslación, rotación... 
   lo que atrae y repele... orbita...

sábado, 18 de abril de 2020

APOCALIPSIS

La palabra, como tal, proviene del latín apocalypsis, y esta a su vez del griego ἀποκάλυψις (apokálypsis), y significa 'revelación'



Un dia el abatido espíritu del mundo no pudo ya contener en su cuerpo tanto dolor y brotó de sus entrañas el mensaje que nunca quizó dar, que juró contener hasta el final tan solo para no ver a sus hijos sufrir las consecuencias de su propia ignorancia…

  Y ellos negados y temblorosos se refugiaron en sí mismos una vez más,  estableciendo el último grado de separación…

 Y así permanecieron más allá de lo que podían tolerar, encerrados en un tiempo sin tiempo, con sus bocas tapadas del silencio que se apoderó de las calles, inundados de su propio aliento  sin poder sentir en su cuerpo la presencia de un otro y se descubrieron solos y vulnerables como nunca antes se habían sentido.
Y mientras observaban impotentes caer uno a uno los reforzados muros de su lejana fantasía, le rogaron a la vida misma poder sentir una vez más ese abrazo que nunca antes habían deseado

Y la tierra lloró viendo a sus hijos volver a sus entrañas por millones.

Y los que resistieron vieron la vida volver a cada rincón del mundo  día tras día, tan rápido como la muerte los envolvió a ellos.

 Finalmente la totalidad de la experiencia fue síntoma y  el espíritu del hombre no pudo ya evadir el mensaje final.

Entonces,  sus ardidos y sofocados pulmones se llenaron de realidad y el silencio grito su verdad
Siglos de aislamiento asimilados el parpadeo de una sola generación,

Millones de pequeños átomos desperdigados se juntaron sin más remedio descubriendo su no identidad, su otredad en sí mismos, su mismidad en los otros…
 Y los que despertaron honraron por siempre las almas perdidas en el abismo de la redención

Y juraron solemnidad a la máxima verdad..

 Somos un suspiro en la eternidad,  partículas en la exhalación de un universo vivo que se experimenta a sí mismo a través  de los hombres, son los hombres  guardianes de todo cuanto es en este mundo, exploradores de la infinitud, aspirantes a la totalidad; no hay subsistencia en la individualidad, no hay permanencia en la realidad. No estamos aquí para prevalecer en nuestra voluntad sino para realizar nuestra existencia en congruencia con la totalidad…

martes, 31 de marzo de 2020

EL BUDA VUELVE AL REINO

 En una oportunidad el joven gautama luego de dos años de llevar una vida de un  ascetismo extremo decidió volver al reino a visitar a su antiguo maestro…

     -Maestro, le dijo, le ruego me admita en su morada…
     - Mi niño, usted ya no pertenece a este lugar
    - Esta usted en lo correcto gran sabio, no pertenezco a este ni a ningún otro. Pero menos que cualquiera a ese bosque…
    - Que tiene de especial ese bosque que huye de él un experimentado asceta como tú?
      - De especial nada, es tan ordinario como cualquiera, en verdad. Dos años permanecí sin propósito alguno, sentado en aquél viejo árbol. Logré aquietar mi mente, logré renunciar a todo apego, ya no tuve deseo y me sentí libre; libre de morir o seguir vivo. Nada me impulsaba a perseguir ningún objetivo particular. Las mil formas se volvieron una…
- Es en verdad usted un iluminado mi señor
- En absoluto mi maestro, no hay en mí más luz que en la más oscura de las cavernas del Himalaya
- Parece joven que en verdad su búsqueda ha dado sus frutos. Sin embargo parece muy afectado mi señor.
- Ese es el problema maestro, obtuve frutos y por eso estoy acá, rogándole me admita una vez más como su discípulo…
- No le comprendo mi señor.
- Me retiré del palacio, me despojé de mi nombre, renuncié a mi linaje, olvidé mi pasado por completo, desterré a siddharta de mi mente y ahora soy EL BUDA.  Lo he conseguido maestro, me he  transformado nuevamente en  príncipe y por ello he fallado completamente en mi búsqueda. Admítame maestro, lo imploro, no quiero pasar un solo día más en ese ordinario bosque…
- Es en verdad un gran bosque, debería pasar algún  tiempo más en él mi señor
- ¿Es que no he sido tal vez suficientemente claro en mi relato maestro?. Ese bosque se ha transformado para mí en una pesadilla de la que no puedo despertar, ¿porqué debería volver a ese amargo sueño?
- Porque la mejor medicina, mi jóven, suele ser amarga al comienzo…
- Que propósito tiene seguir preso de ese bosque; si mi destino es ser príncipe, entonces nunca debí abandonar el reino maestro.
- Su destino mi señor es ese bosque, porque su prisión la lleva a cuestas y solo ese bósque puede revelar esta verdad ante sus ojos.
- No le comprendo maestro perdone mi ignorancia gran sabio.
- Usted abandonó el reino. Es muy cierto. Cierto es para todo el que observe que el príncipe gautama ya no está entre nosotros, y está frente a mi el buda. Tan cierto como que sigue aún buscando el privilegio.
- Que privilegio maestro?, no le he dicho acaso que de todo me he despojado, de todo cuanto huamanamente se puede poseer?.
- No todo mi señor, ha soltado todo lo que cae por su propio peso, mis ojos y oídos han sido testigos de la muerte de cada pesado fragmento de siddharta gautama;  menos de aquello que verdaderamente  lo arrojó a cruzar el umbral aquella oscura noche.
- y que és aquello maestro, dígamelo por favor se lo ruego.
- Ya lo he hecho joven, en efecto. Privilegio.
- Digame más gran sabio, no se detenga
-  En su mente lleva a cuestas la prisión que atormenta su sueño por las noches mi jóven. Su origen noble no le permite comprender que el privilegio es aquello que usted llama destino mi señor. Se ha marchado al bosque rechazando el privilegio de su linaje buscando el sublime despertar, el privilegio de no reencarnar. Lo dejó todo porque todo no le era suficiente y quiso más, el privilegio de la perfección. No abandonó mi joven su destino usted le dio un nuevo sentido, llevó el privilegio a un nuevo nivel, privilegio inmaterial. Privilegio elevado, Privilegio al fin.
- No puedo escucharle maestro!, otra vez esa horrible sensación de estar en una pesadilla de la que no me es posible levantarme, no puedo estar condenado a este sueño fatal, tengo que poder abrir los ojos de alguna manera y despertar!.
- Y Quien dijo que alguna vez estuvo dormido?
En ese momento el BUDA nació.

      Y el buda fue siddharta, siddharta fue príncipe, el príncipe fue mendigo y el mendigo el BUDA.
Ya no hubo distinción entre deseo y desapego, entre placer y dolor. Las mil formas fueron una y una fue la fuente de las mil formas…

   Y vos?!, cuál es tu reino?, cuál es tu bosque?, que privilegio perseguís hoy?, cuando te vas a levantar del sueño que nunca dormiste para descubrir que siempre estuviste despiert@!.
      
                                          ES,YA!

martes, 4 de febrero de 2020

“Un tiempo más” , “ese frío lugar” , “hasta que todo pase” ó "Elije tu propia aventura"



Sigue tu camino,
recorre otros senderos,
camina sin destino
vive nuevos anhelos
pero guárdame en tu corazón un tiempo más

Corta el hilo rojo
Observa  la luna
sin mi compañía,
cierra ese cerrojo
ponle fin a tu agonía
pero guárdame en tu corazón un tiempo más

Báñate de un silencio privado
confiesale a un desconocido
cuanto me has juzgado
dile que lo tengo merecido
que todo me lo he ganado
pero guárdame en tu corazón un tiempo más

Une las estrellas como si fueran canciones
cántales que ya no estoy
entre tus constelaciones,
que habitas otros cielos
que amaneces en otros balcones
pero guardame en tu corazón un tiempo más…

 Haz de cuenta que tus días son mis noches
que mis poemas son reproches
dí que no puedo quererte
que solo supe perderte
pero guárdame en tu corazón un tiempo más...

Vete a otra parte,
piensa que todo es nuevo
no te detengas  a mirarte,
jurale a un eclipse
que antes muerta
que cualquier cosa
menos elegirme
que ya no eres esa rosa
que ya no soy tu príncipe
pero guárdame en tu corazón un tiempo más

Final “oscuro”:
Cuando ya no quede un momento
 y el final  se acerque
que en tu último aliento
 pueda yo escapar
 de ese frío lugar
 y si acaso,
me fuera yo primero
que por cada latido tuyo
uno  mió te recuerde
que me llevaste dentro
de ese oscuro agujero
hasta tu propia muerte.

Final “luminoso”:

Hasta que pase el invierno
hasta poder respirar
hasta que  la rosa despierte
de su desmayo
y  el príncipe acaricie
su espinado  tallo
guárdame en tu corazón una vez más...

LA QUINTA EZEINZIA



Hacia tu noche presente
Despiertan sin sombra
Huellas que descanso
En ríos de plata

¡Insaciable invierno
caliente esperanza!

flores en piel
que esparcen
su esencia
Cubren el mal
de este vientre rasgado

Respiro pétalos
Escupo espinas,
Casi libre
Del perfume
de tu Cautiva agonía

La Oscura espuma,
que eleva los
sueños dispersos
irrumpe la letanía,

 Mientras
él húmedo reflejo
sofoca el milagro
que inicia el ritual:

Mata al ángel ciego
Mutila al dios lejano
Reza al rey pagano
Confiesa tu último pecado:

Soy grito
Soledad
Límite
Oscuridad
Juego,
Desnuda debilidad

Soy Lluvia
Espesura,
Plumas de fuego,
Caricias ausentes
Soy Rémora impaciente
Voluntad sin destino

un norte sin camino…

jueves, 16 de enero de 2020

EL ANAGRAMA DE JEKILL Y HYDE


 No es casual que poesía sea anagrama de poseía
 ni es evitable su maldición...

Cuando te contaba entre mis posesiones 
no había fertilidad en mis oraciones,
ahora que no te tengo entre las cosas 
 a las que avaro me aferro
 en mis noches más solitarias, 
las palabras brotan
elevadas, imbricadas y espinosas
como la flor de la araucaria.

Poesía era  Jekyll por la mañana 
después de cada noche 
que Hyde  lo poseía

¿será que esa posesión maldita
 le otorga la épica al verso
que le da entidad al poeta?

PoESía, simple y arrojadamente “ES”
PoSEía, imperativa y ardorosamente  “SE”
¿Será la poesía esa pasiva miel que “ES” derramada
Luego del repetitivo acto vejatorio  de la existencia
Que condena  al “SÉ”?